La palabra es un regalo. Un precioso don derramado en las entrañas de aquellos que aún tratan de apresar la verdad. Es un presente inesperado, inmerecido, a veces desconocido, oculto.

Una de las mayores satisfacciones del maestro es descubrir el poder, los dones, las capacidades que se encuentran dormidas en sus alumnos. Descubrirlas y re-conocer su valor, su potencial, el inmenso poder de lo inmerecido, de lo otorgado, del don.García Márquez pidió en el último congreso del ya anciano idioma español que escribamos, y que escribamos bien... para esos millones y millones de lectores ávidos por encontrar en las palabras algo más que promesas o esperanzas de consumo. Que escribamos bien, que mimemos las palabras, que pongamos en el cajón de los regalos el más preciado, el más frágil, el más etéreo, el don de (enseñar) la palabra.







martes, 1 de febrero de 2011

El Verbo

El Verbo
Cuando comentáis en clase que se os ha olvidado el libro o el cuaderno, pensad que siempre os quedará este blog…( no tenéis excusas)
Hoy en día el verbo está considerado la palabra más importante de la oración. Por eso, es tan importante que lo estudies y no se te olvide. Recuerda: No es tan fiero el león como lo pintan.
Pero, ¿para qué sirven los dichosos verbos? ¿Qué indican?
Los verbos indican acciones (cantar, correr, estudiar...), estados físicos y anímicos (sufrir, tener hambre, sed), etc.  Su característica  más importante es que sitúan las acciones en un tiempo determinado.
El verbo ser, uno de los comodines más habituales, lo utilizamos para expresar cualidades:
Ana es fantástica. Ese libro es muy interesante. También lo podemos utilizar para identificar a personas u objetos: ¿Qué es eso que traes ahí? Es una cámara digital.
¿Y el verbo tener? Este también tiene su protagonismo en nuestra lengua. Se usa, por ejemplo, para describir a personas, cosas u lugares: ¡Qué ojos más bonitos tienes! Yo tengo muchos juegos en mi casa.  Y así sucesivamente.
En cuanto a la forma,  esta clase de palabras es  distinta a las otras, ya que tienen muchos morfemas verbales.  Si los sustantivos tienen género y número; los adjetivos, género, número y grado; los verbos tienen unos morfemas a los que llamamos desinencias verbales y dan más información.
En el verbo encontramos: 
La persona.  Gracias a este morfema nos enteramos de quién nos habla (primera, el emisor; segunda, el receptor; tercera, el que no participa directamente, o sea, el que  se queda fuera, no es ni emisor ni receptor).
Pero los verbos pueden no tener persona, al igual que en otras lenguas.  Lógicamente a estas formas se las conoce como formas no personales. Son  el infinitivo, el gerundio y el participio: cantar, haber cantado; cantando, habiendo cantado y, finalmente, cantado.
El primero es el que aparece en los diccionarios, cuando buscas un verbo. En castellano tenemos tres tipos de conjugaciones, y el tipo de conjugación nos lo chiva el infinitivo. Así, los verbos pueden pertenecer a la primera conjugación ( ar, cantar), a la segunda ( er, beber) , o bien, a la tercera ( ir, vivir). Es importante que te familiarices con ellas porque conocerlas te ayudan a conjugar los verbos.
El número: Al igual que el sustantivo y el adjetivo indica si la acción es singular o plural.
Nosotros somos cinco, para la jugada. Aparece en plural. Tú serás a partir de hoy mi mejor amigo. Como puedes ver, está en singular.
El tiempo. Es el morfema más valioso del verbo. Indica  si lo que se dice  se ha realizado ya, se está realizando o se realizará en el futuro.
 ¡Ojo! Cuando reconozcas un verbo, no digas sólo que es presente, pasado o futuro porque esa es la respuesta más fácil e indica que no te los has estudiado. Tienes que decir el tiempo exacto, sin titubeos. Ningún profesor te aprobará el examen si dices:
Había estudiado: 1ª o 3ª del singular del verbo estudiar, tiempo pasado.
¿Tiempo pasado? Pero ¿qué tiempo? Imperfecto, pretérito perfecto simple, pluscuamperfecto, etc. Esa respuesta no  vale y demuestra que no te sabes los verbos.
Modo: Nos dice con qué espíritu abordamos la acción, estado o proceso. Si el verbo está en indicativo, lo que se nos dice se ve como cierto. La acción se presenta como real, o sea, que es bastante seguro que se produzca, se haya producido o vaya a pasar.
Mañana salgo para Salamanca  (Es un hecho evidente, al menos así lo ve el interlocutor, el que nos habla)
Sin embargo, cuando el modo es el subjuntivo lo que decimos no está tan  claro, es dudoso, probable. También puede ser lo que deseamos pero no sabemos si lo vamos a conseguir  o no. Ójala salga mañana para Salamanca (La acción se presenta en subjuntivo).
El subjuntivo es el modo que más empleas inconsciente o conscientemente, no tienes ninguna excusa para no sabértelo, es más, deberías sabértelo de corrido, de tanto haberlo usado.
 Es el modo que empleamos para indicar deseo, duda, temor, probabilidad. Espabila y fíjate.  ¿Cómo te sentirías sin poder expresar tus sentimientos, deseos o dudas?
¿Estás dispuesto a sentirte un cero a la izquierda? Yo creo que no.
He aquí ejemplos de oraciones en subjuntivo:
Quizá vaya a verte.
Es posible que apruebe el examen.
¡Pues qué bien que hayas venido¡
¡Ojala  hubiera estudiado más el año pasado¡
Si hubiese estudiado más, ahora no la  tendría pendiente.
¡Que le parta un rayo! No lo aguanto.
Si a mí, me tocase la lotería, me iría de crucero durante un año.
Y nos queda aún un modo. Se trata del imperativo que usamos para dar órdenes. Es cierto que esas órdenes las podemos suavizar con el uso de expresiones como por favor, si no le importa, etc. Todo es cuestión de educación.  Pedir algo como una sugerencia hace más efecto en ocasiones, que dar un grito de guerra.  
Haced el favor de salir de la clase en orden.
 Pero el castellano tiene una peculiaridad. Si negamos la orden, vuelve a aparecer el modo subjuntivo: Si no te importa, no pongas la música tan fuerte.
Por lo tanto, el imperativo casi se aprende sin querer y también a fuerza de oírlo continuamente: Haz el favor de mantener tu cuarto ordenado. Cierra la puerta con cuidado.
La conjugación verbal  
En español existen tres conjugaciones verbales:
Pertenecen a la 1ª Conjugación los verbos acabados en ar: cantar
Pertenecen a la  2ª Conjugación los verbos acabados en er: comer
Pertenecen a la 3ª conjugación los verbos acabados en ir: vivir. 
Recuerda qué formas verbales se acentúan.
Tiempos simples:
1ª Conjugación
Modo indicativo
Tiempos simples
Presente: 2ª persona del plural : saltáis
Imperfecto de indicativo: 1ª persona del plural: saltábamos.
Pretérito perfecto simple: 1ª,  y 3ª del singular salté, saltó
Futuro: 1ª,2ª, 3ª del singular, 2ª y 3ª del plural: saltaré, saltarás, saltará, saltaréis, saltarán
Condicional,  todas: saltaría, saltarías, saltaría, saltaríamos, saltaríais, saltarían.
Tiempos compuestos
Pretérito perfecto compuesto: habéis saltado, 2ª del plural
Pretérito pluscuamperfecto: Todas en el auxiliar: había saltado, habías saltado, etc.
Pretérito anterior ( ninguna) hubo saltado, hubiste saltado, etc.
Futuro perfecto: habré saltado, habrás saltado, habrá saltado, habréis saltado, habrán saltado.
Condicional perfecto: habría saltado, habrías saltado, todas.
Modo subjuntivo:
Presente: 2ª persona del plural: saltéis. ( cambio de vocal)
Pretérito imperfecto, sólo primera del plural:
Saltáramos o saltásemos
Tiempos compuestos
Pretérito perfecto:
2ª persona del plural: hayáis
Pretérito pluscuamperfecto: 1ª del plural: hubiéramos o hubiésemos saltado
Modo imperativo, ninguna: Salta tú, salte usted, saltemos nosotros, saltad vosotros, salten ustedes
2ª Conjugación:
Indicativo
Presente: 2ª del plural coméis
Imperfecto: todas: comía, etc.
Pretérito perfecto simple, 1ª,  3ª del singular: comí, comiste, comió.
Futuro, 1ª, 2ª, 3ª del singular, 2ª y 3ª del plural: comeré, comerás, comerá, comeremos, comeréis, comerán
Condicional: todas comería, comerías, comería.
Tiempos compuestos
Pretérito perfecto compuesto, 2ª del plural: habéis comido
Pretérito pluscuamperfecto, todas en el auxiliar: había, habías, etc.
Pretérito anterior; ninguna: hubo comido, hubiste, comido, etc.
Futuro perfecto: habré comido, habrás comido, habrá comido., habréis comido, habrán comido.
Condicional perfecto, todas: habría comido, etc.
Subjuntivo:
Tiempos simples
Presente, 2ª del plural: comáis.
Pretérito imperfecto: comiéramos o comiésemos
Pretérito perfecto: hayáis comido
Pretérito pluscuamperfecto: hubiéramos o hubiésemos comido
Modo imperativo: come tu, coma usted, comamos nosotros, comed vosotros, coman ustedes ( no lleva).
3 conjugación
Indicativo:
Presente: 2ª del plural: vivís.
Imperfecto : vivía, vivía, vivía ( todas)
Pretérito perfecto simple: 1ª y 3ª del singular: viví, vivió.
Futuro imperfecto: viviré, vivirás, vivirá, viviréis, vivirán.
Condicional, todas: viviría, viviría, viviría, etc.
Tiempos compuestos:
Pretérito perfecto compuesto: vosotros habéis vivido.
Pretérito pluscuamperfecto, todas: había vivido, habías vivido.
Pretérito anterior ( ninguna) hubo, hubiste.
Futuro perfecto: habré, habrás, habrá, habréis, habrán. ( todas)
Condicional perfecto ( todas) habría vivido.
Subjuntivo:
Presente: viváis.
Pretérito imperfecto: viviéramos o viviésemos ( 1ª del plural)
Formas compuestas:
Pretérito perfecto compuesto: hayáis vivido.
Pretérito pluscuamperfecto: hubiéramos o hubiésemos vivido


Verbos irregulares.
Ahora viene la noticia, aprenderte la lista de verbos regulares no es suficiente para el triunfo porque el castellano, al igual que otras lenguas, es una lengua con una gran cantidad de verbos irregulares que aparecen en el momento más inesperado.
La buena noticia es que algunos de esos verbos los utilizamos todos los días y entonces nos suenan bastante, por ejemplo, el verbo ser.
Veamos otros cambios.
 Cambios vocálicos: Calentar ( caliento), cerrar ( cierro), empezar ( empiezo), fregar ( friego), gobernar  ( gobierno), sentir ( siento), herir ( hiero), mentir ( miento), poder ( puedo), encontrar ( encuentro)
Oler: (presente de subjuntivo):  huela, huelas, huela, olamos, oláis, huelan
Dormir ( presente  de subjuntivo) duerma, duermas, duerma, durmamos, durmáis, duerman.
 Cambios consonánticos: Conocer: (Subjuntivo)  conozca; conducir (conduzca), parecer (parezca) huir ( huya) concluir ( concluyo/ concluya), contribuir ( contribuyo/ contribuya). Traer: traiga/ traigo; caer, caigo, caiga; decir: digo, diga; hacer: hago, haga; oír: oigo, oiga: poner: pongo, ponga;  salir: salgo, salga; tener: tengo, tenga  Venir: vengo, venga. Haber: he,
Verás que casi todos cambian en la raíz, pero también pueden cambiar en las desinencias: andar/anduve o hacer las dos cosas a la vez: caber/cupe. ¡Ándate con ojo! y no digas ni escribas conducí sino conduje….


¿Para qué usamos el pretérito perfecto simple?
Esta forma verbal es la única forma simple que expresa aspecto perfectivo. Se utiliza para hablar de acciones o situaciones pasadas. Indica qué sucedió en un momento concreto ya concluido en el pasado.
Anoche no salimos.
Colón descubrió América en 1492.
Se puede usar también en una secuencia de acciones, todas terminadas  una después de la otra.
Cuando terminó el trabajo, se marchó a casa de su novia.




¡Fíjate bien! Como te decía antes en el uso de verbos irregulares es cuando puedes meter la patita y comprobar si te sirven las clases de Lenguaje:
decir - dije
estar- estuve
hacer - hice/ hizo
poder- pude
poner- puse
querer - quise
saber- supe
tener- tuve
traer- traje
venir - vine
En cambio, ¿para qué se usa el pretérito perfecto compuesto?:
Para hablar de acciones o situaciones sucedidas en un período de tiempo que llega hasta el presente. Informa de lo que ha ocurrido hoy, este año, mes, mañana, tarde, semana, últimamente.
Este mes me he leído tres libros.
Esta mañana ha venido Luís.
También lo usamos:
Para decir si hemos hecho o no algo.
¿Has terminado tus tareas?
¿Habéis acabado ya los ejercicios?
¿Y el pretérito imperfecto? ¿Por qué se dice que tiene un aspecto imperfectivo?
Se usa el pretérito imperfecto para hablar de acciones que realizábamos habitualmente en el pasado. Nos remite a aquella época del pasado en la que repetíamos un tipo de acciones determinadas.
El año pasado iba todas las tardes a clases de repaso.
Cuando era pequeña llevaba gafas.
Valores semánticos de las formas verbales
Presente.
Presente habitual: se refiere a hechos que suceden reiteradamente, han sucedido en el pasado y volverán a suceder en futuro: Todas las mañanas me levanto a las siete para ir al colegio.
Presente histórico: se refiere a acontecimientos que han ocurrido en el pasado, pero que se actualizan, como si una cámara los acercase a nosotros: Colón descubre América en 1492
Presente con valor de futuro: se adelanta un acontecimiento porque estamos seguros de que va a suceder: Mañana salgo para París.
Presente con valor de imperativo:  Mañana no sales, estás castigado
Usos del pretérito imperfecto:
Imperfecto habitual: para acciones que ocurrieron en el pasado de forma reiterada:
 -¡Qué veranos más estupendos! Todos los años nos íbamos de viaje.
Imperfecto de cortesía: para pedir o rogar algo educadamente:
¿Querías verme?
Usos del futuro:
Futuro de probabilidad: el hablante presenta una acción del verbo como probable:
Serán los primos.
Futuro con valor de imperativo: Harás tu cuarto, quieras o no.
Usos del condicional
Condicional de probabilidad: el hablante presenta una acción pasada como probable:
Sería el año 1992...cuando
Condicional de cortesía: se utiliza para rebajar, atenuar un mandato o petición:
Querría usted ponerme un café.

No hay comentarios:

Publicar un comentario