La palabra es un regalo. Un precioso don derramado en las entrañas de aquellos que aún tratan de apresar la verdad. Es un presente inesperado, inmerecido, a veces desconocido, oculto.

Una de las mayores satisfacciones del maestro es descubrir el poder, los dones, las capacidades que se encuentran dormidas en sus alumnos. Descubrirlas y re-conocer su valor, su potencial, el inmenso poder de lo inmerecido, de lo otorgado, del don.García Márquez pidió en el último congreso del ya anciano idioma español que escribamos, y que escribamos bien... para esos millones y millones de lectores ávidos por encontrar en las palabras algo más que promesas o esperanzas de consumo. Que escribamos bien, que mimemos las palabras, que pongamos en el cajón de los regalos el más preciado, el más frágil, el más etéreo, el don de (enseñar) la palabra.







miércoles, 2 de febrero de 2011

Los géneros argumentativos. La Reclamación

El texto es una canción compuesta por el cantautor Jan Manuel Serrat, en la que bajo forma de reclamación se realiza una reflexión sobre la sociedad.

Ø      Explica cuáles son las principales quejas del autor y qué soluciones reclama.
Ø      Fíjate en el título y responde:
o       ¿En qué tipo de textos se emplea la fórmula “A quién corresponda?
o       ¿A quién crees que se dirige en realidad el autor?         
o             Explica las características propias de un texto argumentativo que se   presentan en este texto.

     

Un servidor
Joan Manuel Serrat,
casado, mayor de edad,
vecino de Camprodon,
Girona,
Hijo de Ángeles y de Josep,
de profesión cantautor
y natural de Barcelona,
según obra
en el registro civil,
hoy, lunes, 20 de Abril de 1981
con las fuerzas de que dispone
atentamente  EXPONE
dos puntos:

Que las manzanas no huelen
que nadie conoce al vecino
que a los viejos se les aparta
después de haberlos servido bien.

Que el mar esta agonizando
que no hay quien confíe en su hermano
que la tierra cayó en manos
de unos locos con carné.

Que el mundo es de peaje y experimental,
que todo es desechable y provisional.

Que no nos salen las cuentas,
que las reformas nunca se acaban,
que llegamos siempre tarde,
donde nunca pasa nada.

Por eso
y por muchas cosas más,
que en un anexo se especifican,
sin que sirva de precedente,
respetuosamente
SUPLICA:

Se sirva tomar medidas
y llamar al orden a esos chapuceros
que lo dejan todo perdido
en nombre del personal.

Pero hágalo urgentemente
para que no sean necesarios
más héroes ni mas milagros
“p’a adecentar” el local.

No hay otro tiempo que el que nos ha “tocao”
acláreles quién manda y quien es el “mandao”.

Y si no tuviera en su mano
poner coto a tales desmanes,
mándeles copiar cien veces
que “Esas cosas no se hacen”.

Gracia que espera merecer
del recto proceder
de quien no suele llamarse a engaño
a quien Dios guarde muchos años

AMÉN.



No hay comentarios:

Publicar un comentario