La palabra es un regalo. Un precioso don derramado en las entrañas de aquellos que aún tratan de apresar la verdad. Es un presente inesperado, inmerecido, a veces desconocido, oculto.

Una de las mayores satisfacciones del maestro es descubrir el poder, los dones, las capacidades que se encuentran dormidas en sus alumnos. Descubrirlas y re-conocer su valor, su potencial, el inmenso poder de lo inmerecido, de lo otorgado, del don.García Márquez pidió en el último congreso del ya anciano idioma español que escribamos, y que escribamos bien... para esos millones y millones de lectores ávidos por encontrar en las palabras algo más que promesas o esperanzas de consumo. Que escribamos bien, que mimemos las palabras, que pongamos en el cajón de los regalos el más preciado, el más frágil, el más etéreo, el don de (enseñar) la palabra.







lunes, 14 de febrero de 2011

Más actividades con el verbo

Ramón Gómez de la Serna (Madrid, 3 de julio de 1888Buenos Aires, 13 de enero de 1963), destaca por sus  Greguerías. La greguería  es una sentencia ingeniosa y en general breve que surge de un choque casual entre el pensamiento y la realidad. El propio inventor la define esquemáticamente del siguiente modo: "Humorismo + metáfora = Greguería".

1. Analiza las formas verbales de estas greguerías:

a) El poeta se alimenta con galletas de luna.

b) El beso parecerá siempre la antesala de los sentimientos.

 c) Si el espejo corriese de pronto su cortina de azogue, veríamos nuestra radiografía.

d) El mar habría querido hacer tirabuzones, pero nunca lo consigue.

F) El grillo medirá siempre las pulsaciones de la noche.

g) Poner notas a los libros es un atrevimiento como lo sería el retocar los cuadros de una exposición.

h) La cabeza sería la pecera de las ideas, si la utilizásemos adecuadamente.

 i) Las serpientes serán siempre las corbatas de los árboles.

No hay comentarios:

Publicar un comentario