La palabra es un regalo. Un precioso don derramado en las entrañas de aquellos que aún tratan de apresar la verdad. Es un presente inesperado, inmerecido, a veces desconocido, oculto.

Una de las mayores satisfacciones del maestro es descubrir el poder, los dones, las capacidades que se encuentran dormidas en sus alumnos. Descubrirlas y re-conocer su valor, su potencial, el inmenso poder de lo inmerecido, de lo otorgado, del don.García Márquez pidió en el último congreso del ya anciano idioma español que escribamos, y que escribamos bien... para esos millones y millones de lectores ávidos por encontrar en las palabras algo más que promesas o esperanzas de consumo. Que escribamos bien, que mimemos las palabras, que pongamos en el cajón de los regalos el más preciado, el más frágil, el más etéreo, el don de (enseñar) la palabra.







sábado, 26 de febrero de 2011

POR QUÉ? mmm...

Guay, sí, bien, no, a veces... Los alumnos demuestran una clara tendencia a responder con monosílabos. Puedes comprobarlo cuando que razonen sus respuestas:  ¿Estás de acuerdo con el autor? Sí. ¿Por qué? Porque tiene razón.
La brevedad de sus comentarios y la escasez de información obliga al profesor, cual sacamuelas, a llenar los silencios con pies de argumentos. ¿Y no crees que si...?

Ellos creen haber dado una respuesta suficiente: pero, ¡si he contestado! En clase, en los exámenes, en los diálogos de tutoría... se inhiben. Si pueden liquidar una pregunta con una palabra, no se molestan en pronunciar tres. Si pueden hacerlo con una frase, no ensartan dos.
¿Hay alguna explicación a esta tendencia cada vez más generalizada? Y lo hacen tanto en un contexto oral como escrito.

- ¿Quién fue
Graham Bell?
- El inventor del teléfono

Ahora que todo profesor es también profesor de Lengua quizá sea el momento de establecer que la competencia comunicativa empieza por saber desarrollar una respuesta de forma clara y coherente.
¿Por qué sólo en clase de Lengua se les exige retomar el enunciado para responder?

- ¿Quién fue Graham Bell?
- Alexander Graham Bell fue quien patentó el invento del teléfono.

 IES Eugenio Hermoso

No hay comentarios:

Publicar un comentario